jueves, 5 de junio de 2014

PRINCIPIOS Y VALORES ETICOS DEL KUNG-FU TRADICIONAL



La comunidad China en general y la sociedad de Artes marciales Chinas en particular, tienen presente que una educación marcial debe incluir sólidos principios éticos que formen parte integral del Kung-fu. Solo así se logra construir una sociedad más equilibrada y justa que pueda beneficiar a todos.

A veces se entiende la ética como abstenerse de cometer actos como el robo, la mentira, el engaño u otros actos negativos. Para alguien que practica Kung-fu Shaolin, abstenerse de estos actos no es suficiente. Hay que ir mucho más allá. Hay que convertir todo acto cotidiano en un elemento de práctica real de esos principios.

La ética para un Artista marcial no solo de Kung-fu sino de cualquier otra escuela marcial es una manera total de actuar y de pensar, la ética como una condición para vivir cada segundo reflexionando y actuando. Es la atención plena en cada gesto, cada, palabra, pensamiento y acción.

Humildad, respeto, rectitud, confianza y lealtad. El estudiante de Kung-fu debe tener siempre presente estos ideales y aplicarlos a cada momento.

La humildad se refiere a la noción que el estudiante de Kung-fu tiene sobre el nivel de desarrollo de sus habilidades, asumiendo que aún es incompleto; de ese modo hará lo posible por perfeccionarlo, el resultado final será una mejor persona en mentalidad y habilidad. La práctica real de los conceptos del Wu De adquieren así una dimensión realmente eficaz y con pleno sentido, aplicables a cualquier situación de la vida cotidiana.

La filosofía del Kung-fu se basa fundamentalmente en el respeto por las personas y los hábitos saludables, estando el practicante, ya sea niño, adolescente o adulto, dentro de un ambiente sano.

El respeto está íntimamente ligado a la humildad. Si el estudiante tiene humildad será fácil que brinde respeto a los demás porque ambas características involucran el reconocimiento de una buena conducta en todo y entender que el Kung-fu es para la defensa propia y de quienes no están en condiciones de hacerlo, no una manera de pelear para demostrar superioridad.

Rectitud, confianza y lealtad completan las características de la moral de acción ya que con ellas se enfatiza en la justicia, ser un ejemplo digno de confianza y honestidad, demostrando con ello que el carácter es regido por la buena conducta.


CODIGO DE ETICA DE LA ESCUELA SHAOLIN ESPAÑA (WUDE)



1. ENTRENAR EL CUERPO Y LA MENTE PARA FORJAR UN ESPIRITU FUERTE.

2. TRANQUILIDAD EN LA MENTE, FLUIDEZ EN EL MOVIMIENTO Y VIGOR EN EL ESPIRITU.

3. MOSTRAR CORTESIA Y RESPETO A LOS PADRES, MAESTROS, MUJERES Y ANCIANOS.

4. MANTEN UNA POSTURA DE APERTURA MENTAL EN LO QUE RESPECTA A PUNTOS DE VISTA DIFERENTES A LOS TUYOS. TOLERANCIA Y RESPETO CON LOS DEMÁS.

5. SI NO TIENES NADA POSITIVO QUE DECIR SOBRE UN COMPAÑERO O PERSONA ALGUNA, NO DIGAS NADA. DEDICATE POR COMPLETO AL AUTOPERFECCIONAMIENTO Y ASI NO TENDRAS TIEMPO DE CRITICAR A NADIE.

6. SER GENTIL, SINCERO, CORDIAL, BONDADOSO Y HONESTO CON TODOS, EVITA LA AGRESIVIDAD, AVARICIA, AMBICIÓN Y JACTANCIA.

7. EVITA LA VIOLENCIA INNECESARIA. EVITA CUALQUIER INCIDENTE QUE PONGA EN RIESGO TU SEGURIDAD O LA DE LOS DEMAS.

8. AYUDA AL DEBIL O A QUIEN NO PUEDE DEFENDERSE. UTILIZA TUS CONOCIMIENTOS MARCIALES SOLO EN SITUACIONES EXTREMAS Y SI SE HA AGOTADO TODA VIA PARA SOLUCIONAR EL PROBLEMA.

9. LLEVA UNA VIDA SIMPLE Y HONRADA CULTIVANDO ESTOS VALORES: TOLERANCIA, SOLIDARIDAD, JUSTICIA, SABIDURIA, VALOR, VOLUNTAD, RESPETO, LEALTAD, PACIENCIA, RESPONSABILIDAD, AUTODISCIPLINA, BELLEZA Y ARMONIA.

10. HONRAR EL CODIGO DE ETICA (WUDE). NO ENSEÑAR ARTES MARCIALES A QUIEN NO TENGA UN CORAZON NOBLE Y UN ESPIRITU MISERICORDIOSO. EVITA TENER AMISTADES CORRUPTAS Y ASOCIARTE CON DELINCUENTES.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Respecto al punto número 10;
No se supone que para eso están las Artes Marciales? Para enseñar, a quienes no lo tengan, a tener un corazón noble y un espíritu misericordioso?

Shi Yan Jia dijo...

Tu apreciación es correcta, amigo, pero habría que señalar que se refiere a enseñar Kung-fu, sus técnicas a personas inadecuadas, pues con ello adquirirían más poder. Hay que comprender este precepto -y situarlo- en el contexto de la época en que fue establecido, muy alejado de nuestros tiempos actuales.
Yo mismo me cuido mucho de enseñar técnicas que podrían ser letales a alguien que aun está por madurar y que podría hacer un uso inadecuado de ellas.
De hecho, en la antigüedad solo se enseñaba a quienes habían demostrado tener virtud y un carácter noble, cosas que los maestros comprobaban tras un período de pruebas del aspirante a discípulo.
Quizás por esto mismo, en nuestra escuela existen los alumnos y los discípulos, cosas bastante distintas...

Anónimo dijo...

Sí, me refería a éso... enseñar a tener un corazón bondadoso y un espiritu compasivo, a través de la enseñanza del Kung-Fu. De ahí, que cualquier persona, buena o mala, pueda aprender todas sus técnicas...

Shi Yan Jia dijo...

La ética marcial tradicional, y más aún la ética budista, no recomiendan enseñar técnicas que podrían ser potencialmente peligrosas a personas con carácter violento. Primero habría que conseguir apaciguar ese carácter y lograr que esa persona encontrara un mínimo equilibrio mental...
De alguna manera, las artes marciales chinas, lo que hacen es sacar brillo al diamante que todos podemos llevar dentro; Es decir, nosotros no "fabricamos" el diamante... sino que éste debe estar ya presente en la persona y ésta querer de verdad dejarse guiar y enseñar. Y eso no es fácil, máxime cuando hoy en día, muchas escuelas están al servicio del mercantilismo acelerado de nuestra sociedad enferma de valores.

Anónimo dijo...

No lo podría expresar mejor... estoy totalmente de acuerdo. Saludos

Sirena Torres dijo...

Excelente de verdad mis respetos, por tan loable labor.

Sirena Torres dijo...

Una descripción acertada, y congruente con nuestra realidad. Vivimos momentos de tantas turbulencias sociales, que nos alejan cada vez más de lo que es realmente importante hoy día. Tiempo, constancia, rectitud, respecto, disciplina y lealtad sin duda son capacidades que no todos pueden llegar a desarrollar a plenitud, sino poseen nobleza en su corazón.