miércoles, 16 de abril de 2014

El camino

30 años de camino…
            Cierto lejano día, de cuya fecha no logro acordarme, tomé la decisión de emprender un camino de vida, sin fijarme meta ni trazar sendero alguno, desde la pequeña aldea de mi corazón, al vasto e incierto mundo…
            Cargué con una pequeña mochila como equipaje, llena de sanas intenciones, con trozos de ilusión como alimento para el camino y los ojos muy abiertos en todas las direcciones. Llevaba frescos brotes de conocimiento y viejas ramas secas de consejos y enseñanzas de mis maestros. Para calmar la sed de mi curiosidad, confiaba en encontrar las experiencias necesarias por el camino. Mi vaso lo llevaba vacío…
            Atravesé hermosos paisajes y extensos países, llenos de oscuros valles, frondosos bosques, áridos desiertos y altas montañas. Ciudades y aldeas llenas de gente de todo tipo y condición que me iban enseñando cosas de la vida; Que me regalaban experiencias para el camino. Aprendí muchos idiomas para poder comunicarme con todos y comprender las cosas que me decían. El lenguaje silencioso del corazón lo captaba todo…
            Un camino, a veces tortuoso y lleno de obstáculos, de peligros para el corazón y el alma, y de dispersión para la mente ignorante. Otras veces, las experiencias eran de placer, felicidad y gozo para el alma, lleno de alegrías, sonrisas y caricias, pero también lleno de tristezas, llantos y dolor. Todas las cosas eran como pétalos que conformaban una flor que estaba madurando y abriéndose a la vida. Era la vida misma.
            La filosofía de las enseñanzas de mis maestros me abrió puertas al conocimiento, a la diversidad del ser humano, y las ramas secas que portaba me sirvieron para alimentar un pequeño fuego donde calentarme en momentos sombríos y fríos del camino. Un pequeño fuego que me aportó la luz para no abandonarlo y seguir con los ojos abiertos, buscando…
            Encontré mucha gente maravillosa, que me indicó el camino a seguir, que me alimentó el alma y cuerpo y me protegió de los peligros de los engaños del camino. Me sumergí en tormentas emocionales, donde fui zarandeado y vapuleado por la sinrazón e ignorancia del ser humano. Pero nunca perdí del todo el control del timón de mi pequeño barquito en esas terribles tormentas ocasionales provocadas por las circunstancias de la vida.
            Mi ego trató muchas veces de confundirme, de dispersar mi mente, de no dejarme ir soltando lastres inútiles que me impedían progresar, pero la medicina de la humildad, la paciencia y la tesón, regalo de mis maestros, hizo su efecto y me mantuvo en el camino adecuado.
            Nunca seguí los pasos de nadie ni caminé tras las huellas de ningún ídolo; Quería trazar mi propio camino, quizás con los zapatos de mis maestros, pero con mi propia determinación, mi propia identidad.
            Esos pasos me llevaron, casi por casualidad o causalidad, hacia tierras del lejano oriente, hacia el país del gran dragón durmiente, China, buscando las raíces de mi arte, el kung-fu de Shaolin. Quizás buscando mis propios orígenes. Quizás buscando el profundo porqué de todo mí ser. Sin duda buscando respuestas para comprender muchas cosas. Y encontré lo que creí era la meta final, el monasterio Shaolin, pero que resultó ser la verdadera estación de partida de otro viaje, mucho más importante, largo y complejo, que todo lo caminado hasta ahora…Un viaje hacia mi interior; Hacia el centro de mi ser, a descubrirme como persona y comprender el sentido de mi vida.
            El mismo instante de pisar las escaleras de la entrada a ese mítico lugar, se me reveló el propósito real de tan largo viaje, que no era otra cosa que encontrarme a mí mismo. Así, allí rodeado de imponentes y mágicas montañas y envuelto en jirones de nubes siempre blancas, aprendí mucho acerca de mi ser y mi relación con todos los demás. El largo camino recorrido era solo una preparación para poder adquirir las herramientas necesarias para comprenderlo.
            Un viaje de casi 40 años, para llegar al centro de mi alma, al núcleo de mí ser. Algo que siempre llevé conmigo y que intuía, pero que nunca logre ver antes. Tenía los ojos velados por los miedos y la ignorancia de la mente egótica.
            Los maestros y monjes me ayudaron a través de las enseñanzas del Chan, a despojarme de esos velos que nublaban mi mente y pude retomar el camino de regreso a mi pequeña aldea, con las ideas claras y el corazón lleno de compasión por todos los seres.
            Mi kung-fu, aun siendo el mismo, había cambiado y eso traté de transmitirlo a los alumnos que seguían mis pasos. Traté de inculcarles la pasión por lo que hacían; por todo lo que hacían en realidad. Traté de mostrarles un camino y una manera de caminar, de transitar por la vida, con respeto, amor y trabajo y les entregué a algunos, parte de lo que yo mismo en su momento, años atrás llevaba en mi propio equipaje.
            Así, ahora en este preciso momento del presente, no miro atrás con nostalgia por cosas vividas o perdidas, sino con la mirada profunda de reconocimiento hacia todo aquello que me sirvió para ser lo que ahora soy. De reconocimiento y agradecimiento a todos aquellos que se cruzaron en mi camino, para bien o para mal, porque ahora todos forman parte de mí ser, de mi experiencia y mi esencia. Y yo formo parte de todos ellos también. Así es la vida. Así, todos somos en verdad, una sola cosa. Y ante eso solo cabe el silencio, el respeto profundo y el amor incondicional hacia todos y todo.
            Gracias por leerme…
            Nanmo Amituofo

            Shi Yan Jia – Abril 2014

martes, 15 de abril de 2014

El espejo de la mente

Las peores ataduras y mayores obstáculos, se hallan sin duda en nuestra propia mente. Son la ignorancia básica, el egocentrismo, la avidez, la aversión, el resentimiento y tantas otras emociones perturbadoras.

Hay que trabajar en el escenario de la mente para ir liberándolo de estos impedimentos y que, una vez eliminados, pueda surgir esa comprensión clara y profunda de las cosas, que aporta sabiduría y una correcta actitud de pensamiento, palabra y obra.

El discípulo se acercó al Maestro para decirle:
-"Te ruego venerable Maestro, que me muestres el camino de la liberación"
- "¿Y quién te tiene prisionero?", preguntó a su vez el Maestro...
-"Nadie", repuso el discípulo.
-"Entonces,¿Porqué buscas la liberación?"

Debido a que tu mismo tienes imperfecciones, por eso crees que el entorno es imperfecto. Es como un espejo con una superficie desigual, las imágenes en él reflejadas también son deformadas. O es como la superficie del agua rizada por las olas, la luna reflejada en ellas es irregular y distorsionada.

Si la superficie del espejo es clara y plana, o si el aire en la superficie del agua está quieto y se calman los rizos, entonces el reflejo en el espejo y el reflejo de la luna en el agua serán claras y exactas.

Por lo tanto, desde el punto de vista del Chan, la causa principal del dolor y la desgracia de la humanidad no es el entorno incierto del mundo en el que vivimos; Tampoco la faz terrible de la sociedad del género humano, sino el hecho de que hasta ahora no hemos sido capaces de reconocer nuestra naturaleza fundamental.

Nuestro mayor enemigo no se puede encontrar en el mundo exterior, lo que más nos molesta, es nuestra propia mente.

Nosotros cambiamos constantemente como nos sentimos. Nos movemos desde la arrogancia al arrepentimiento, pero nunca vemos algo de la misma manera conforme pasa el tiempo, porque no vivimos en la realidad única del momento presente.

Por consiguiente, estamos en conflicto, y nos sentimos impotentes para tomar una simple decisión.

Nos preocupamos por el logro o la pérdida, lo correcto e incorrecto, y no sabemos decidir que hacer. Y así todo sigue igual. Eso es la verdadera miseria. Y hay muchas personas que sufren de esta manera y todavía creen que no tienen ningún problema.

Y cuando declaran que no tienen problemas, quizás salten de arriba y abajo, tengan berrinches y se sumergen ellos mismos en continuos estados de agitación extrema. Pero son incapaces de verlo...

viernes, 11 de abril de 2014

Cine artes marciales

Desde este mes ponemos en marcha en nuestra escuela un apartado donde todos los socios podrán tener acceso a un gran número de titulos de películas de artes marciales chinas (+ de 80) en formato DVD.

Los títulos disponibles en nuestra videoteka se pueden consultar en este mismo blog, donde te informaremos además de las condiciones para poder participar.

El funcionamiento es simple: cada socio podrá llevarse 1 película al día a casa, con un coste de 1,50 € (el dinero se destinará al PROYECTO HUERFANOS SHAOLIN).

viernes, 21 de marzo de 2014

DUANBING



EL PROXIMO JUEVES 27 DE MARZO, 
VAMOS A REALIZAR UN ENTRENAMIENTO ABIERTO DE DUANBING, 
PARA TODOS AQUELLOS QUE QUIERAN CONOCER ESTE DIVERTIDO Y DINÁMICO DEPORTE DE CONTACTO, 
BASADO EN LA ESGRIMA CHINA Y EL USO DE LAS ARMAS.

SERÁ A LAS 20:00 HRS EN EL INSTITUTO SHAOLIN DE SAN PEDRO.

ANIMAROS...



jueves, 20 de marzo de 2014

GALA AMAKO 2014


miércoles, 19 de marzo de 2014

INFORMACION DE LA ESCUELA SHAOLIN


EL INSTITUTO SHAOLÍN ESPAÑA

Fundado en 1984 por Shifu Pedro Estévez Gil (Shi Yan Jia) en la localidad de San Pedro Alcántara, aparece como el primer referente nacional autorizado para la enseñanza del Kung fu de Shaolín en nuestro país.

El maestro Shi Yan Jia es discípulo directo del Abad del templo Shaolin. Todas sus actividades y trabajos son aceptados, supervisados y respaldados por las autoridades del monasterio, siendo la escuela de San Pedro representante del Templo Shaolin en España.

Su trayectoria formativa lo sitúa como uno de los centros de práctica marcial con más solera y relevancia de nuestra comunidad.

Por sus instalaciones han pasado más de 1400 alumnos que han tocado las enseñanzas de Shaolín desde sus bases hasta los trabajos más avanzados, alcanzando un número importante de ellos el grado de experto (Cinturón Negro).

Como centro neurálgico del Shaolin en Andalucía, ha participado en la difusión del arte creando centros de práctica en Ronda, Cortes de la Frontera, Granada, Estepona y Marbella.

Su práctica tradicional se ha conjugado ocasionalmente con la práctica deportiva de las artes marciales chinas. Entre sus estudiantes cuenta con campeones de España, de Andalucía y regionales en todas las categorías y edades posibles. Además han participado en varios campeonatos del mundo de Kung-fu, logrando varias medallas de oro, plata y bronce, algunos de estos logros importantísimos en el Kung Fu nacional han ocurrido en estos últimos años.

La intensa actividad de formación y los múltiples viajes de estudios y perfeccionamiento a China bajo la tutela de los monjes del monasterio califican a esta escuela como un centro privilegiado por el acceso a enseñanzas no habituales en el ámbito occidental.

Sus actividades de difusión son muy numerosas, destacando entre otras:

o   Participación como escuela en 18 ediciones de la gran Gala de artes marciales de Málaga.
o   Más de 120 exhibiciones por diversas partes de la geografía nacional.
o   16 seminarios de Shaolin Tradicional.
o   Publicación de numerosos artículos en prensa especializada nacional.
o   15 viajes de estudios a China.
o   Cursos con Maestros chinos y nacionales en sus instalaciones.
o   Organización de diversos campeonatos regionales y nacionales de KF.
o   Entrenamiento con los monjes Shaolin en China, España, Suiza, Francia y Alemania.
o   Cursos y enseñanza de la meditación tradicional de Shaolin.
o   Creación del Centro budista “Dharma” de la Costa del Sol.
o   Enseñanza tradicional del estilo Shaolin original.
o   Participación en numerosos programa de televisión y radio.

·         En la actualidad el centro está reconocido, entre otras federaciones nacionales y mundiales por :

IWUF - International Wushu Federation (China)
TRADITIONAL SHAOLIN WUSHU ASSOTIATION OF CHINA
TEMPLO SHAOLIN - SONGSHAN - CHINA
EPO WUSHU XUE XIAO - DENGFENG - CHINA
ANCAMCHI - Asociación nacional de clubes de artes marciales chinas (ESPAÑA)
LEE KAM WING MARTIAL ARTS SPORT ASSOTIATION (HONGKONG)
HENAN BUDDIST ASSOTIATION - CHINA

PROFESORES

El equipo técnico formativo del Instituto está constituido por profesores de alto nivel reconocidos nacional e internacionalmente.

Su trayectoria como profesionales de la formación y de la práctica deportiva de estas disciplinas queda reflejada en el pequeño detalle que adjuntamos sobre cada uno de ellos:

Shi Yan Jia 
Maestro nacional
5º grado IWUF / 4º grado UWS
Monje budista Sengcan certificado de la 34ª generación del templo Shaolin – China. 
Presidente STKA España.
42 años de experiencia. 
Arbitro nacional
Miembro del tribunal nacional de grados. 
Responsable Departamento Duanbing UWS
Responsable Departamento Estilos tradicionales UWS
Vice-presidente UWS
Discípulo de los Maestros Shi Yan Ao y Shi De Chao en Shaolin. 
Respaldado por Shi Yong Xin, actual Abad del templo Shaolin. 
Ha entrenado y vivido en templo Shaolin – China.

Eva Campos Gutiérrez 
Monitora CN 1º Grado KFS. (ANCAMCHI)
Campeona del mundo formas Kung-fu tradicional (Shiyan - China 2010)
6 x Campeona de España y Andalucía. 
Ha entrenado en China. 
Arbitro Regional UWS

Ruben “Lee” García  
Monitor de Sanda y deportes de combate (Kick-boxing, Sanda, K1, Muaythai, etc.)
Competidor en activo
CN 2º Grado. IWUF. 
Sub-campeón del mundo de Sanda 2010 (China). 
Campeón de España varios años consecutivos y en varias federaciones. 
Ha entrenado en China. 
Arbitro regional UWS
Responsable departamento Sanda (UWS)

Jesús Vázquez Herrera  
Monitor de KFS CN 2º Grado. 
Ha entrenado en China.

Javier García López 
Monitor de KFS
CN 1º Grado KFS. 
Plata y bronce en Cto. Mundial en China (Shiyan 2010)
Ha entrenado en China. 
Arbitro provincial UWS

Jesus Bartolomé Díaz
CN 1º Grado KFS
Ha entrenado en China

Antonia Utrera Bermúdez – 
Monitora de Taijiquan Chen y Yang tradicional. 
Monitora de Qi-gong. 
Alumna de los Maestros Wang Bo, Wang Yang y Thomas Cantegrit.


jueves, 6 de marzo de 2014

GALA AMAKO 2014

Por enésima vez observo el espacio vacío de la pista donde se van a desarrollar las distintas exhibiciones convocadas para esta ocasión. Como siempre, el carácter benéfico de la gala hace que el evento cobre unas connotaciones algo especiales para mi; Y creo que para muchos de los Maestros y grupos participantes también.

            Pero noto algo distinto en el ambiente, otrora muy animado y lleno de actividad y movimiento. La energía es distinta, y no sabría muy bien precisar porqué. Algo ha cambiado. Otros años sentía una actividad frenética, mucho nerviosismo en los participantes, cosa que en esta ocasión no he percibido. No hay expectación en el ambiente.

            El público llena las gradas casi por completo, lo cual me alegra, pues supone un buen ingreso en taquilla, que irá destinado íntegramente a la causa benéfica.

            A pesar de todas estas percepciones, en este evento me siento muy a gusto, como si de esta manera saliera a flote mi verdadera vocación o identidad – si es que tuviera que tener alguna - , que no es otra que la de ser quien soy; quien me siento de verdad y la que me hace feliz. Me llena de alegría y paz ver a tanta gente unida a favor de una buena causa; de gente que practica un arte marcial, el que sea, y que, por ende forma parte de un segmento de la sociedad que intenta llevar otro camino, aun cuando este, esté más cercano al entendimiento de lo que practican o enseñan como un mero deporte, que como arte marcial. Pero poco importa, lo que cuenta es que estuvieran allí.

            Cuando puedo ver a la gente que, de alguna forma u otra sigue mis enseñanzas, siento que ese es mi camino, que esa es la razón de mi existencia en este mundillo. Que es lo que realmente me gusta, porque a través de ellos, puedo aportar un poco de coherencia a esta sociedad enferma y carente de valores. Y creo que cuando me puedo expresar en esta faceta, sale lo mejor de mí, y es precisamente esa imagen que pueda transmitir, la que algunos deciden de alguna manera imitar o seguir. Es la imagen de maestro, de alguien que tiene unos valores éticos y morales reales. La imagen de alguien que es diferente, que puede mostrar, sobretodo con su actitud, su sinceridad, su respeto y sus humildes conocimientos, un camino de vida distinto. No se si mejor o peor, pero en muchos sentidos más coherente y más saludable espiritualmente.

            Veo tantas veces a gente, incluso a alumnos perdidos, buscando – a veces inconscientemente – a alguien que los guíe, que no puedo por menos que intentar ofrecer lo poco o mucho que yo pueda saber acerca de la vida y de cómo caminar por ella, sin que la frustración, la desilusión y la desidia hagan profunda mella en uno. Esto, en nuestra sociedad es bastante complicado, pues si bien hay mucha gente que ‘busca’ algo, las herramientas de búsqueda están contaminadas. Hay una latente y generalizada dispersión de las mentes. Es en ocasiones como verter semillas en tierras estériles. La mayoría se queda en la superficie y muere ahí, sin lograr sus propósitos reales.

            Esta imagen que muestro aquí, no es la habitual, pues no tengo siempre la ocasión de hacerlo. Llevar una vida de monje laico, no es nada fácil en esta sociedad. Quizás podía hacerlo, pero hay muchas cosas que me lo impiden. Y la primera de ellas soy yo mismo y mis apegos y miedos a mi entorno. Las circunstancias tampoco me son favorables en algunos sentidos. Todo ello hace que me sienta en ocasiones reprimido, incomprendido y frustrado en mi interior. Pero estas percepciones, lejos de hundirme en la desilusión, me sirven precisamente para aprender de ellas. Son la herramienta perfecta para evolucionar a través de la vida, hacia una comprensión más clara de las circunstancias que la componen y en las que me muevo o nos movemos todos. No es de ninguna manera una sensación de frustración que te inmoviliza, a pesar de que en ocasiones sea incluso dolorosa. Es una experiencia continua de reflexiones, de estar presente en el aquí y ahora, de tratar de convertir la vida misma en campo de experimentación de mi filosofía, del budismo Chan.

            Un maestro o un monje, no lo es del todo a menos que pueda transmitir sus conocimientos a otros, y esa faceta es la que no veo realizada, a pesar de mis intentos por llevarla a cabo de manera coherente y seria. Y no he descubierto aun las razones del porqué no ha funcionado hasta ahora. Los resultados son muy pobres en este sentido. En el plano de la enseñanza marcial, si he visto grandes progresos, aunque encuentro dificultades para lograr transmitir mi estilo y sus diversos aspectos teóricos y filosóficos tradicionales a los alumnos. Es decir, si yo desaparezco ahora, no habrá nadie que siga mi línea de enseñanza, porque, a pesar de que hay algunos alumnos con suficientes cualidades técnicas, no les mueve el mismo espíritu, indispensable para llevar esto adelante. Muchos son débiles de espíritu.

            Por ello, ver a todos estos maestros en la gala, me hace feliz, pues de alguna manera, se reúnen la gente que mueve este mundillo de verdad. Todos ellos son valiosos motores que tiran de los demás, que les guían y enseñan. Son tipos un tanto especiales, los que hacen que existan escuelas, estilos y practicantes de estas artes tradicionales. Así pues, cuando sonrío, es de corazón y en agradecimiento por su labor. La de todos ellos.

            La relación de amistad, compañerismo y respeto con los demás maestros y profesores es latente y creo que bastante sincera, habida cuenta de que a casi todos les conozco ya desde hace años. Muchos años. Sobretodo el grupo de la asociación, que para mi ya forma una pequeña gran familia, por su calidad humana y su profesionalidad demostrada. Estos son verdaderos maestros, en todos los sentidos de la palabra. No hace falta nombrarles por sus nombres, pues todos por igual merecen mi más profundo y sincero respeto y admiración.

            Y la inmensa labor que realizan año tras año los organizadores de la gala, es encomiable. Creo sinceramente que les debemos mucho a ellos, pues nos sirven de escaparate donde mostrar nuestras artes. Desde lo más profundo de mi corazón: ¡gracias a todos!

            Así, una vez más cumplimos con nuestro deber de colaborar con este magnífico evento, realizando nuestra demostración, que pretende mostrar pequeñas pinceladas de nuestro arte. Cierto es – y siempre soy muy autocrítico- que se puede mejorar, pero ya me puedo dar por satisfecho de que los que están, lo hayan hecho con seriedad y alegría.

            Y no cabe otro camino que seguir entrenando, seguir perfeccionando nuestro arte y nuestra manera de expresarlo. De esta forma, abrimos la puerta a otras personas que puedan sentirse atraídos hacia la práctica marcial. Sobretodo a los más jóvenes. Y así, mantenemos ardiendo la llama de la ilusión, que nutre nuestras propias expectativas, pero sobretodo, creo, que alumbra con nuestra luz, el camino a muchos otros que caminan en la oscuridad.


            ¡GRACIAS A TODOS!