lunes, 6 de julio de 2015

Matricula 2015/16


           Ponemos en conocimiento de todos los socios y alumnos/as de la escuela que para la próxima temporada, existirán dos opciones en el abono de la MATRICULA 2016. Este concepto, contemplado en los estatutos de la escuela, es de obligatorio cumplimiento para todos los socios y alumnos.
Se abona siempre al principio de la temporada, es decir, en Septiembre de cada año. En esta ocasión su validez será hasta Diciembre del 2016.

OPCIÓN 1

Pago de los 20,00 € de la matricula en una sola vez al inscribirse en la escuela.
(45,00 € + 20,00 €= 65,00 € primer mes)(menores de 14 años)
55,00 € + 20,00 € = 75,00 € primer mes) (+ de 14 años)

OPCIÓN 2

Abono en el recibo mensual, incrementando la cuota en 3,00 € mensuales
(45,00 € + 3,00 € = 48,00 €/ mensual) (menores de 14 años)
55,00 € + 3,00 € = 58,00 €/mes) (+ de 14 años)

  El objetivo de la MATRICULA es, entre otras cosas, para poder hacer un fondo de compensación de la escuela, con el que se cubrirán:

* gastos de desplazamientos a eventos, 
* financiación de cursos con Maestros,
* subvenciones a alumnos, 
* compra de material de prácticas (sables, espadas, paos, etc.) 
* organización de campeonatos,
 y cubrir el período de verano, donde la escuela se queda sin apenas ingresos.

un ejemplo: financiación de 11,60 € de cada chándal de todos los alumnos de la escuela. 
(Coste real: 46,60 €)

La colaboración y solidaridad de todos es esencial para mantener en funcionamiento la escuela. Recordamos en este sentido que no tenemos el funcionamiento administrativo convencional de un gimnasio, sino que somos una asociación.
Recuerda realizar tus pagos en el tiempo y forma.

Período de inscripción temporada 2015/16:
del 1 al 15 de Septiembre


TEMPORADA 2015

Concluimos con notable éxito deportivo la presente temporada de nuestra escuela, con un buen puñado de medallas en los campeonatos de Andalucía (13 medallas) y de España (9 medallas) de la asociación UNIONWUSHU.

Una temporada llena de eventos en los que una año más mostramos un nivel, creo que más que aceptable, donde nuestros alumnos brillaron con luz propia, tanto por sus habilidades como por su personalidad y saber estar.

un año en el que hubo cursos, entrenamientos especiales, viajes, exhibiciones y exámenes, donde por ejemplo, Ali Mohamed Chiua consiguió el Grado de C. Negro.

Un año lleno de alegrías, donde es un premio ver las caras de satisfacción de los más peques al terminar su clase y salir sudando de la sala. 

Y un año que culminamos con la escuela de verano y el esperado viaje a China, a visitar y entrenar en Shaolin, un sueño que algunos podrán hacer realidad...

Un año también algo extraño, donde muchos por desgracia abandonaron sus clases, muy por encima del porcentaje normal de otros años.

Gracias a todos, alumnos, padres y familiares y amigos, por seguir ahí, por darnos vuestro apoyo y confianza. Gracias








lunes, 8 de junio de 2015

Conciencia…
Al igual que en este preciso momento estoy observando la pantalla inerte del ordenador, en muchas ocasiones me siento a observar el devenir de la vida cotidiana; en cualquier lugar… Cómo anda la gente a mi alrededor, como sonríen, hablan, se relacionan, interactúan, me miran –o no-, pasan de largo, se enfadan o simplemente miran vacíos…
A veces me parece que caminan sin saber muy bien a donde van; Sin conocer mucho el sentido de sus vidas, sin saber poco o nada acerca de sí mismos, de quienes son de verdad… cada uno en su mundo, o en la parte del mismo que le ha tocado vivir. Cada uno con sus historias vitales, sus penas y alegrías asomando por las ventanas del alma que son los ojos y el rostro.
Me siento a observar el caer de una hoja de un árbol, como un perro juega con su cola, observar cómo un pequeño gorrión recoge migajas de pan, mirar cómo se abre la hermosura de una flor, sentir la lluvia caer, a veces rápido, a veces como a cámara lenta. Dejo que las gotas me impacten el rostro, que atraviesen mis sentidos y caigan directas al alma.
Observo con todos mis sentidos alertas, sin clasificar, sin decidir si me gusta o no lo que estoy observando y sintiendo. Carece de importancia ese hecho. Simplemente disfruto de ese momento… cada uno único e irrepetible.
No es necesario que esté físicamente sentado al observar todo esto; Es una actitud ante la vida, ante todo acontecimiento que me rodea a cada momento, en cada circunstancia. Estar alerta, pero de manera relajada. Estar atento, ser consciente, estar aquí y ahora, pero de manera real.
Y en ese continuo observar, descubro cosas que no son interpretaciones empíricas o caprichosas de mi mente egótica, sino un fiel reflejo de la percepción real de lo que me rodea. Sin interferencias de ningún tipo.
Y entonces comienzo a sentir desde el corazón, desde la conciencia misma que es lúcida de su propia existencia en ese vacío extraño. Y lo que siento se traduce en pensamientos que así se convierten en parte en mis propias emociones y reacciones respecto a lo percibido. Surgen como hermosas flores de loto desde las aguas más turbias de mi existencia.
Desde esta comprensión profunda de la esencia de las cosas, comprendo situaciones, actos, reacciones y emociones de la gente que me rodea. Y veo muchas veces el grado de estupidez del ser humano, su profunda inconsciencia incluso de cuando tiene momentos de extrema lucidez.
Veo la incoherencia de las personas, de sus relaciones ilusorias y tantas veces tóxicas, basadas en conceptos y percepciones erróneas de su propia realidad, de aquella que inconscientemente han creado ellos mismos y en la que nadan erráticamente por la vida.
Y veo la sinrazón de actos absurdos, que no resisten el más mínimo análisis racional, pero que muchas veces defendemos como abogados corruptos del alma enferma. Actos que van acumulando rencores, resentimientos y odio; Que no aportan absolutamente nada para solucionar los problemas creados por nosotros mismos.
La absoluta falta de valores en nuestra sociedad occidental, cada vez más acelerada y superficial es el verdadero cáncer que está corrompiendo el alma del ser humano. Y es contagioso, al igual que la estupidez…
Y, paradójicamente defendemos nuestro estado del ser, contra viento y marea, contra toda razón y lógica, a pesar de que en el fondo sabemos lo equivocados que estamos. Y seguimos enfadados con el mundo, con nosotros… Seguimos peleando contra todos y contra todo.
Nos creemos dueños de todo, de las cosas y las personas, trastocando los valores que las sustentan en ésta, nuestra o vuestra realidad. Y nos creemos poseedores no solo de las cosas materiales, sino de las emociones, los sentimientos y del tiempo. Creemos que todo nos pertenece, a veces solo porque lo hemos adquirido –léase cambiado por otro objeto sin valor real, como el dinero- y nos pertenece.
Y entonces, muchas veces, me siento triste por la impotencia de no poder hacer gran cosa para despertar a tanto inconsciente. Por la impotencia de saber reconocer mis propios límites, la escasez de mis conocimientos y mi ardiente deseo de que las cosas cambiaran, que fueran de otra manera.
Así, quizás, no vería tanta desilusión en los jóvenes, tanta despreocupación, tanta incoherencia, falsedad e hipocresía… tanta violencia absurda, tanto dolor infringido sin sentido. De tantas guerras que comienzan en el interior de cada uno de nosotros.  Porque siento en el alma, en el corazón, en ese vacío que me crea todo esto, ese cambio catastrófico de nuestra sociedad, cada vez más alejada de la esencia del ser humano.
Y quiero seguir creyendo que esto tiene remedio. Quiero que el mundo comience a cambiar y cada uno, individualmente, despierte finalmente y podamos cambiar el rumbo que llevamos hacia el desastre.
Quiero creer que un cambio es posible y que ese cambio ha de venir de mí mismo, de cada ser humano de manera individual. No hay ningún colectivo que pueda cambiar nada, ni naciones, ni organismos, ni religiones ni nada. Solo uno mismo puede hacerlo.

La pregunta es: ¿Queremos hacerlo?

martes, 26 de mayo de 2015

FIESTA VASSAK BUDISTA SABADO, 30 MAYO 2015
INSTITUTO SHAOLIN - CENTRO BUDISTA DHARMA


10.00 - CEREMONIA MATINAL DE OFRENDA. 
            MEDITACIÓN POR LA PAZ.

11.00 - CLASE DE QI-GONG (con SHI HENG LONG)

11.45 - CLASE DE KUNG-FU SHAOLIN TRADICIONAL

13.30 - DESCANSO

18.00 - CLASE DEFENSA PERSONAL

19.20 - CEREMONIA BUDISTA VASSAK EN HONOR A BUDHA
            MEDITACIÓN METTABHAVANA (CORAZÓN BENEVOLENTE)

20.00 - CHARLA FILOSOFIA BUDISTA Y ENSEÑANZAS
            FIESTA Y OFRENDA A BUDHA.

ENTRADA LIBRE. TODOS SON BIENVENIDOS.
Podéis traer comida vegetal, bebidas, pasteles, frutas, flores e incienso.

sábado, 23 de mayo de 2015

Mente dual
            En nuestro mundo material (Wuzhi Shijie), en el que habitualmente nos desenvolvemos, tendemos a percibirlo todo a través de una mente dual; Una mente que es en gran medida ignorante (Wuzhi tounao) de su propia existencia y consecuentemente, ignorante de su entorno y de su percepción errónea del mismo.
Así, nuestra respuesta a todas las circunstancias de la vida, del mundo material (Kong) y emocional que nos rodea, es casi siempre errónea. Por ignorancia entendemos precisamente a esa incapacidad de poder percibir las cosas en su verdadera naturaleza. No tiene otro sentido semántico peyorativo en el budismo. Un ignorante es pues todo aquel que no es capaz de percibir la realidad de las cosas y vive en un mundo de sueños. Un mundo de sueños del que conviene despertar si realmente deseamos alcanzar un mínimo grado de satisfacción vital y de felicidad no condicionada.

OBJETO
OBSERVADOR
REALIDAD

Hablamos de mente dual en el sentido de que interpreta lo que ve a través de los 6 sentidos (Liu Zhong Ganguan) de manera dual, es decir; Esto me gusta o no me gusta. Aquello es grande o es pequeño, eso es bueno o es malo, etc.. Y con ese material cognitivo-emocional construye las respuestas a las circunstancias, respuestas evidentemente equivocadas y que producen conflictos de toda índole y en todos los ámbitos.

Entonces, en este sentido, tenemos solo el objeto y al observador de ese objeto. Y esa observación se basa demasiado en la percepción de los sentidos físicos y la interpretación que nuestra mente condicionada hace de lo percibido. En ningún momento la mente es capaz de percibir el objeto en su totalidad, en su verdadera naturaleza incondicionada. Solo será capaz de ‘ver’ una parte del mismo, y con eso ya cree que conoce su realidad, su naturaleza. De esta manera sigue en el mundo  Kong de los sueños, alejado de toda posibilidad de percibir las cosas en su verdadera realidad y reaccionando emocionalmente a esa circunstancia. Es el caldo de cultivo de la frustración y la infelicidad.

Cuando se comienza a vislumbrar de que algo no va bien en nuestras vidas, de que nos sentimos insatisfechos de modo profundo, entonces ha llegado el momento de sentarse a reflexionar, a meditar profundamente sobre todo ello. Ha llegado el momento de cambiar el rumbo de nuestras vidas, de tomarnos en serio el auto-conocimiento. Porque esos destellos de conciencia que casi todos tenemos, apenas duran segundos, minutos quizás, pero nos hacen ver algo distinto, como un relámpago que durante un instante fugaz nos muestra el camino en la oscuridad de la noche.

Ese despertar de la conciencia hay que trabajarlo, enfocarlo adecuadamente para que pueda producir efectos realmente positivos en nuestras vidas. Eso que denominamos ‘conciencia’ (Yishi) es la parte que en realidad nos faltaba en nuestro ser. Es la parte que observa el proceso que existe o se produce entre objeto y observador. Es la parte que es capaz de ‘ver’, de percibir todo el proceso de cada parte de manera completa. Es la mente clara (Qingxing Tounao) que puede comprender la naturaleza profunda de las cosas, sin dualismos que ya no tienen cabida. Esa mente clara es como la luz que ilumina de pronto una habitación en la que estábamos a oscuras, tanteando paredes a ciegas y haciéndonos una idea –nunca cien por cien real- de nuestro entorno.

OBJETO
OBSERVADOR
CONCIENCIA
REALIDAD


Con esa mente despertaremos y la ignorancia se irá disolviendo cual bruma matutina, dejando ver las cosas con claridad, en su verdadera naturaleza. La realidad más absoluta e incondicional. Entonces los condicionantes duales de todas las cosas, dejarán de tener relevancia y no serán los clasificadores de nuestras respuestas emocionales, sino los indicadores de posibles caminos a elegir. Y la elección será siempre nuestra. Y aunque esa elección no estará libre de posibles errores o equivocaciones, seremos plenamente conscientes de ello y podremos actuar en consecuencia. Esto, sin duda marcará un determinado camino, una inflexión en nuestra búsqueda, que no tendrá vuelta atrás. Un camino que conduce por paisajes reales, hacia el despertar completo de nuestro ser; Hacia una felicidad incondicional. 

Que no es poco…

martes, 21 de abril de 2015

Resultados exámenes de grado

Aqui os dejamos el resultado de los últimos exámenes de grado celebrados en nuestra escuela el 16/04/2015

AMARILLO                                                   Puntos

África Mateo Perea ......................................    7.6
Victor Motog Gostkowsky ..........................     7.5
Jose A. Morales Coll ...................................     8.4
Miguel Franco Prieto ...................................     7.5
MªCarmen Aguilar Romero .........................     7.8

ROJO

Sofía García Flores .......................................    7.5
Lucía García Flores ......................................    7.5

VERDE

Samuel Rodriguez Garcia .............................   8.2

AZUL

Javier Sánchez Navarro .................................   8.0

MARRÓN

Bruno Urbaneja Ortiz ...................................   7.8

Enhorabuena a todos por los resultados.



martes, 14 de abril de 2015

“Único representante de Shaolin…”
            Bajo esta afirmación se escudan muchas veces, cual invisible paraguas, muchos profesores que con ello buscan reafirmar su enorme ego, para que su marketing funcione mejor y puedan vender una imagen, en ocasiones de puro escaparate, pero con los pies de barro.
Esto de ser el ‘único’ de cualquier cosa es de lo más absurdo que podemos ver en este mundillo de las artes marciales chinas, y más aún si hablamos del templo Shaolin.
Hagamos un poco de historia en este bendito país, en cuanto al tema Shaolin se refiere…
Ya en 1984 abrió nuestra escuela de San Pedro, cuando el Kung-fu era aún bastante desconocido. Ni siquiera se podían adquirir aún trajes de corte chino. Pero fue en el año 1992 cuando tuvimos el primer contacto con un grupo de monjes de Shaolin, de gira por Europa. Allí recibimos la primera invitación a viajar a China por parte del maestro Shi Deyu, y trabajar con ellos, tras observar que nuestros alumnos ya conocían parte de la enseñanza tradicional de algunas formas que mostraron por primera vez en Europa. Se reconoció la enseñanza de nuestra escuela como auténtica. Y así se inició nuestro primer viaje al monasterio. Y no hicieron falta títulos ni certificados, solo sudor, esfuerzo, sinceridad y mucha ilusión.
Cada visita a Shaolin en esos años, era observada por el máximo dirigente del templo, el venerable Abad Shi Yong Xin, que nos recibió en varias ocasiones, como por otro lado hace con casi todo el mundo interesado en la cultura de Shaolin. Así que esto tiene la relevancia que cada cual quiera darle.
Fue en el año 2004 cuando recibí una invitación personal del Abad, preguntándome si deseaba formar parte oficialmente del monasterio, a lo que obviamente respondí que sí. Se realizó la preceptiva ceremonia budista (está grabada en vídeo) tras la que ya comencé a formar parte de la Sangha de los monjes del monasterio. Recibí el encargo y responsabilidad de velar por el nombre de Shaolin en nuestro país, desarrollar su cultura y promover el Kung-fu.
En aquella época, algunos de los que ahora dicen haber ‘casi nacido en Shaolin’, no solo no habían estado allí aprendiendo, sino que en sus páginas web, hablaban mal del templo, incluso llegando a afirmar que no existía, que era pura fábula o que era un ‘parque temático budista’. Ahora resulta que son los ‘únicos’ representantes de ese sitio y que, lo que es ya peor, que llevaban desde los cinco años entrenando Shaolin kung-fu…
En aquella ocasión, que por cierto fue tremendamente emotiva para mí y mis estudiantes, recibí mi pasaporte budista, pero no me creí con la potestad de erigirme el único de nada. Solo me propuse trabajar más. Llevaba Shaolin en el corazón, no en un papel.
El tiempo fue pasando, se crearon asociaciones nuevas, nuevos centros de práctica de Shaolin, incluso una organización europea de Shaolin. Y muchos se subieron a este ‘carro’ porque daba prestigio y vendía bien. Sus estilos, antes denominados X, ahora, por arte de magia, eran puro Shaolin tradicional. Algunos, los menos, incluso viajaron a Shaolin y estuvieron entrenando allí la ‘barbaridad’ de dos o tres semanas y volvieron siendo auténticos maestros en el arte. Solo porque habían aprendido tres o cuatro formas. Pero al parecer eso ya les bastaba. ( Mi maestro Shi Yan Ao, me comentaba, con una sonrisa, pero con cierta tristeza, esta circunstancia que observaba en tantos occidentales).
El oportunismo de poder afiliarse a una organización oficial y un adecuado marketing en revistas hizo el resto. Ojo, no se critica el desarrollo de estas organizaciones, sino la visión sesgada de muchos que solo quieren ver lo que les interesa, dejando la realidad a un lado. Ni tampoco me parece mal que se abran centros culturales Shaolin como rosquillas. Eso es bueno. Pero lo que no lo es, porque, entre otras cosas se aleja del budismo, de la realidad y de la ética marcial –el tan mencionado WUDE- es alimentar el ego con títulos, certificados y demás papeletas, descalificando además a quienes no los tienen iguales que ellos. Esto es el típico “¡…y yo más!” de patio de colegio.
Señores, dedíquense a entrenar, a formar de verdad personas, a no engañar con mentiras a la gente, a ser sinceros de corazón, a trabajar por la unión real de los que practicamos y enseñamos Shaolin. Porque con sus actitudes, por muchos maestros que traigan de China, por muchos títulos que tengan, por muchas fotos que se hagan con el tato, no les convierte en maestros, y es más, hacen daño a la verdadera tradición de Shaolin. Solo estarán vendiendo algo…
Aunque también es cierto que ciertas organizaciones buscan la difusión –lo que me parece muy legítimo, por supuesto-, pero sus criterios de valoración están algo viciados, pues solo tienen en cuenta a la gente que sale en revistas, que monta cursos con sus maestros y que asiste a sus convenciones y cursos. Y las autoridades de Shaolin tampoco escapan a esta premisa actual. Todo eso muy bien, lo aplaudo. Pero que no vengan hablando de “el único Shaolin”, porque eso, puede excluir –semántica y malintencionadamente- a muchos otros que están trabajando con seriedad. A muchos otros que no buscan notoriedad ni venden nada, pero que su trabajo se ve reconocido en cualquier parte al que acudan.
Así pues, dejemos de ser y pregonar por todos lados que somos los “únicos representantes de Shaolin”, porque eso nos separa los unos de los otros. Y si su ego no se lo permite, pues sigan con sus historias, pero dejen a los demás seguir su camino, quizás desprovisto de títulos, bonitas fotos y demás zarandajas, pero sincero de corazón y de una calidad técnica más que contrastada.

Un diamante siempre es único, si… pero tiene siempre muchas facetas o caras que reflejan la luz.