viernes, 10 de octubre de 2014

III FESTIVAL EUROPEO DE SHAOLIN

Hace unos pocos días que en la ciudad de Londres ha comenzado este festival europeo de Shaolin, al que acuden todos los años numerosos practicantes y maestros de todo el continente. Durante unos días se desarrollan exhibiciones, conferencias y competiciones relacionadas con Shaolin.

Pese a tener una invitación personal del Abad del templo Shaolin, Shi Yong Xin y de mi maestro Shi Yan Ao, lamentablemente, tampoco este año he podido acudir a esta importante cita, básicamente por falta de medios económicos.

Nuestra escuela, como todos bien sabéis, funciona de una manera muy peculiar, bastante alejada de los clásicos gimnasios comerciales, y eso, pues no da para mucho, la verdad. Y comento esto porque aun hay alumnos y padres que no comprenden que, por ejemplo, no abonar su matricula anual, supone una notable merma en las posibilidades de plantear actividades (como esta). Supone la dificultad para adquirir material de prácticas para la escuela (todos saben que  en la sala siempre hay armas de practica para todos).

Tampoco comprenden muchos que dejar la práctica durante todo el verano, aparte de suponer una caída en picado de los ingresos que sustentan la escuela, ponen en riesgo la continuidad del trabajo del alumno. Entiendo sin duda los posibles planteamientos de algunos padres al respecto, pero permítanme entonces comentar que en ese caso, resulta bastante contradictorio e incoherente pretender que los alumnos consigan un progreso visible. Luego se me "exige" que los niños pasen de grado, puedan competir, etc., cuando su nivel va y viene por estos desajustes de asistencia.

No olvidemos que el principal objetivo de nuestras enseñanzas, no es conseguir medallas o ser campeones de algo, sino el de fomentar, desarrollar y potenciar el crecimiento de la persona. Su formación como personas equilibradas en lo emocional y psicológico, aparte de la mejora física.

Cuesta entender la indiferencia o pasividad de algunos alumnos a la hora de acudir a los entrenamientos, sobretodo a aquellos que se organizan -siempre de manera gratuita- fuera de los horarios habituales de la escuela. Os puedo asegurar que en otras escuelas, si alguien quiere asistir a uno de estos entrenamientos, ha de pagar por ello como si fueran clases privadas.

Aprovechemos pues nuestro tiempo de aprendizaje, y con ello estaremos contribuyendo a la continuidad de la escuela y a al desarrollo de actividades diversas.

Pido disculpas a mis maestros por no poder acompañarles en estos días en Londres. Otra vez será...


No hay comentarios: